Haiti-Rep. Dominicana : Periodistas y estudiantes de comunicación sostienen encuentro con director Solidaridad Fronteriza

Sometido a AlterPresse el 11 de noviembre de 2008

Dajabón, R.D.

11-11-08

Periodistas y estudiantes de términos de Comunicación Social de Santiago de los Caballeros, visitaron en el día de ayer a Solidaridad Fronteriza –SF- del Servicio Jesuita a Refugiados y Migrantes –SJRM- donde sostuvieron un encuentro con su director, el sacerdote Regino Martínez Bretón y el encargado de comunicación e incidencia de la institución.

Rafael P. Rodríguez, periodista del Nacional, se mostró sorprendido por el desarrollo comercial que ha experimentado el mercado binacional fronterizo.

Señaló que hace algunos años estuvo por aquí realizando unos reportajes escritos sobre la comunidad japonesa, de Dajabón, y que ahora estaba confundido, por la confluencia de tantas personas en la ciudad.

Mientras que, Manuel Antonio Ureña Silverio, estudiante de término de Comunicación Social, del Centro Regional Universitario de Santiago –CURSA- manifestó que con respecto a la situación en la frontera hay mucho prejuicio, por lo que sugiere contactar a las instituciones y personas que trabajan las relaciones interculturales entre ambos pueblos.

Ureña, quien llegó acompañado de otros estudiantes universitarios de periodismo, criticó que desde una butaca o sillón con aire acondicionado desde las grandes ciudades se viertan declaraciones y opiniones alejadas de esta realidad, que se da en los intercambios comerciales entre Dajabón y Wanament, Haití.

De su lado, el sacerdote Regino Martínez, director de Solidaridad Fronteriza, dijo que la institución jesuita defiende los derechos humanos, no importa su nacionalidad. Agregando que, “lógicamente de todos los extranjeros que pasan por la frontera norte, la mayoría son haitianos que emigran a dominicana forzados por su estado de pobreza y marginalidad, lo que los hace más vulnerables a ser abusados en sus derechos económicos, culturales y sociales donde residan o trabajen”, precisó.

Regino les narró a los periodistas y estudiantes todo el proceso de de conformación de la institución en estos once años de existencia, asegurándoles que las bases de acompañamiento y trabajos están en los grupos campesinos, de mujeres, vendedoras/es del mercado, de las juntas de vecinos, y de la sociedad civil en la provincia de Dajabón.

Expresó que el trabajo con los migrantes y obreros haitianos es de los últimos que se ha incorporado al conjunto de las otras responsabilidades de Solidaridad Fronteriza como parte del Servicio Jesuita Refugiados y Migrantes, donde para una mayor efectividad y seguimiento del trabajo se ha creado Solidarite Fwontalye en Wanament, Haití.

Visitan Wanament

Los periodistas de los periódicos Hoy y El nacional así como los estudiantes de término de comunicación social del Centro Regional Universitario de Santiago –CURSA- aprovecharon la estadía en Dajabón, para cruzar la frontera hacia Wanament, Haití, para allí comprobar parte de la situación del pueblo haitiano, además observar cómo se desenvuelven las actividades comerciales un día de mercado en la vecina nación.

Por un tris ocurre una desgracia

Como para que los periodistas de los diarios nacionales y estudiantes del CURSA le sirviera de testimonio de los abusos a que son sometidos los vendedoras/es haitianos los días de mercado, ocurrió que en el parque Duarte, de Dajabón, varios indefensos haitianos fueron agredido sin mediar palabra por un guasón dominicano, quien borracho y con un cuchillo en mano casi mata a uno de ellos lo que no pudo materializar por la intervención rápida de los comunicadores presentes allí. Y, para que le hicieran la gracia posó para que le retrataran con el cuchillo erguido en el pecho, después se alejó y perdió del lugar.

Los comunicadores santiagueros dijeron que este hecho reafirma la convicción errada y prejuiciada de superioridad hacia el negro que dejaron como estela los intelectuales trujillista en el siglo pasado en la mente de algunos dominicanos, “ahora estimuladas por cierto comentaristas en los medios nacionales”, como dijera el excónsul, Edwin Paraison.

“No nos podemos olvidar que todo ciudadano sea haitiano, chino, español, japonés o de donde venga es y será un ser humano”, sentenciaron los viejos y nóveles periodistas santiagueros.