Solidaridad Fronteriza rechaza que no haya condenado la muerte de la señora Maritza Núñez en Hatillo Palma

Santo Domingo, 16 junio 05 [AlterPresse] --- La entidad Solidaridad Fronteriza del Servicio Jesuita a Refugiados y Migrantes de Dajabón le salió hoy al frente a los contenidos de una información publicada en el matutino Listí­n Diario, este 13 de junio de 2005, que da cuenta que esa institución se mantuvo en silencio ante el crimen de la señora Maritza Núñez, alegadamente a manos de migrantes haitianos.

En nota enviada a la redacción de AlterPresse en Santo Domingo, Solidaridad Fronteriza se queja de una cita atribuida por la prensa a la sí­ndica Carmen Santana Espinal, dciendo que “cuando mataron a Maritza y los otros dominicanos que también son seres humanos, Solidaridad Fronteriza y otras organizaciones mantuvieron silencio, pero cuando comenzaron las repatriaciones visitaron la zona a hostigar a las autoridades y a la población, acusándola de racista y xenófoba...†.

Indica la entidad que “desde que ocurrió la tragedia, Solidaridad Fronteriza no se ha quedado callada y ha defendido la comunidad de Hatillo Palma de los rumores que circulaban en el paí­s, donde se le acusaba de estar asesinando haitianos y quemando sus casas para vengar el asesinato de Maritza Nuñez†.

Expresa que en una nota de prensa del dí­a 11 de mayo de 2005, que también fue enviada al periódico Listí­n Diario, Solidaridad Fronteriza planteó y copia reposan en los archivos de AlterPresse se expresa lo siguiente:

“En Hatillo Palma la comunidad evitó males peores - Tras el asesinato de una mujer de la comunidad de Hatillo Palma, no hubo agresión fí­sica en contra de los/as haitianos/as residentes en la zona. Tampoco se quemaron las casas donde viví­an, como expresaron versiones no oficiales que circulaban en el paí­s†, indica la información enviada a la redacción de AlterPresse.

“La misma comunidad de Hatillo protegió a los/as migrantes, facilitando su salida hacia Haití, y de inmediato convocó a las autoridades para tomar medidas, a fin de controlar la migración haitiana†. La misión y la labor de Solidaridad Fronteriza es la de velar para el respeto de la legalidad y la construcción de unas relaciones humanas digna entre los dos pueblos, dominicano y haitiano, atendiendo a todos los casos de violaciones de los derechos humanos, sin discriminar si las victimas son haitianas o dominicanas. Acerca de lo acontecido en Hatillo Palma, la misma nota de prensa aclaraba nuestra posición de la siguiente manera:

“Solidaridad Fronteriza / SJRM, tiene la esperanza de que se pueda llegar a un acuerdo que respete la dignidad humana de las personas, basado en la justicia, la legalidad y la solidaridad entre los pueblos, para el beneficio de todos/as†.

Subraya además que la importancia de que las autoridades aplicaran los mecanismos legales existentes, tanto para la contratación de los obreros migrantes como para su repatriación hacia Haití y que no permitan a los controles estatales que extorsionen a los/as migrantes ilegales para el ingreso y la permanencia en el paí­s.

Solidaridad Fronteriza reitera este último llamado a la responsabilidad dirigido a Migración y a las autoridades militares, para evitar que se produzcan enfrentamientos entre nacionales de los dos paí­ses y evitar que casos como lo de Hatillo Palma no vuelvan a repetirse. Abogó para “una polí­tica migratoria justa, humana y constitucional†y la búsqueda de “la manera de legalizar la presencia de nacionales haitianos†.

“Quien tiene que darle seguimiento a los actos delictivos de los dominicanos y de cualquier extranjero presente en el paí­s son las mismas autoridades dominicanas, no son las comunidades locales ni las ONG†, concluó la nota. [jls gp apr 16/06/2005 12:40]