Obispos dominicanos contra la corrupción y el tráfico de drogas

Santo Domingo, 26 févr. 05 [AlterPresse] --- La Conferencia del Episcopado Dominicano condenó hoy la corrupción, el narcotráfico y la falta de institucionalidad que dijo permea la sociedad dominicana.

En un mensaje dirigido a la sociedad dominicana, los obispos llaman la atención sobre el deterioro de los servicios básicos y clama para que el gobierno designe más recursos económicos en las polí­ticas sociales como la salud, educación, servicios de agua y electricidad, viviendas y expeditas ví­as de comunicación.

Señalan que una sabia y sana polí­tica de prioridades impone posponer obras interesantes y convenientes cuando los recursos no lo permiten.

"Urge que la iniciativa privada se involucre mucho más en el sector eléctrico. Seamos conscientes que la solución de tan grave problema es obligación del gobierno y de la sociedad por igual", expresan los obispos.

"Lo dijimos en agosto y queremos repetirlo hoy: seamos realistas. Decí­amos entonces: "(Al comienzo de un nuevo gobierno) falsas esperanzas y la prisa de salir de fuertes precariedades nos pueden llevar a un desmesurado optimismo y falta de realismo".

"Es necesario que seamos muy conscientes y realistas ya que las necesidades son muchas, la economí­a mundial está en dificultades, la deuda acumulada nuestra es grande, la disponibilidad económica es corta y el tiempo disponible de un gobierno muy reducido. Tengamos esto muy en cuenta.", comentan los obispos dominicanos que además reclaman justicia para los corruptos que han desfalcado las arcas del Estado Dominicano.

"Se impone fijar bien las prioridades", señalan que si son muchos los objetivos que hay que conseguir, es una exigencia ineludible de un plan de acción bien hecho el que se establezca una jerarquí­a de ellos porque "no todos tienen el mismo valor, la misma trascendencia, ni la misma urgencia. Esto pide que se ordenen los objetivos según estas tres realidades".

Los religiosos son partidarios de que Estado Dominicano se de un plan nacional que contenga acciones reales que vayan dirigidos atender las necesidades mas urgentes de los sectores más pobres de la República Dominicana.

Esto exige solidaridad, identificación y unión del lí­der con sus inmediatos colaboradores, de estos con el lí­der, y de estos entre si. Aunque respetuoso del pasado y anclado en el presente, debe tener siempre sentido y visión de futuro.

La Conferencia del Episcopado Dominicana critican que militares dominicanos se vean envueltos en el tráfico de drogas y califica ese mal como una epidemia que hay que enfrentar con seriedad y responsabilidad.

La Conferencia del Episcopado Dominicano calificó ayer de muy preocupante que las Fuerzas Armadas hayan sido "salpicadas" por escándalos de narcotráfico, robos y crí­menes, siendo instituciones tan apreciadas por su disciplina y voluntad de servicio.
Consideró, también, que la población ha perdido la confianza en la Policí­a Nacional, no por su ineficiencia o modos extralimitados, sino por la falta de moralidad de sus integrantes, lo que, a su juicio, es graví­simo.

Sobre la corrupción, destacó que "por desgracia, corruptos van a exigir siempre y los hay en todos los lugares del planeta, deplorable fenómeno de la libertad humano. Ninguna sociedad ni institución está libre de ellos, pero lo inadmisible es que los corruptos no sean denunciados, perseguidos y castigados, es decir que gocen de impunidad".
En ese tenor, afirmó que la impunidad reinante es lo grave y escandaloso, lo que hay que erradicar del paí­s. La impunidad alienta y estimula la corrupción y hace crecer el número de los corruptos, estimó.

Agregó que el paí­s ha sido sobrecogido con el escándalo de narcotráfico, robos y crí­menes, y que el pueblo se pregunta ¿se sabí­a esto y no se puso remedio o no se sabí­a y por eso no se puso remedio?. "La recuperación de su buen nombre y la tranquilidad de la ciudadaní­a exigen que sean tomadas medidas drásticas y urgentes". [jls apr 01/03/2005 06:00]