Ex cónsul Edwin Paraison analiza factores que provocan masiva migración haitiana a la República Dominicana

Santo Domingo, 16 déc. 04 [AlterPresse] --- Para el ex cónsul de Haití en la República Dominicana los factores que provocan que hoy dí­a cerca de 800 mil haitianos vivan o trabajen en la la media isla van desde la la parálisis economí­a en Haití hasta los distintos momentos polí­ticos vividos por esa nación, los que califica de muy difí­ciles.

Las distintas migraciones masivas de haitianos, a la parte española de la isla de Quisqueya, han provocado que en deteminados momentos, las tensiones entre ambas naciones hayan sido tan latentes y preocupantes a la vez, exprica Paraison.

Expresó que esas confrontaciones se explican porque existen "percepciones distintas en ambos paí­ses sobre la problemática. Los intereses económicos o polí­ticos pueden motivar en momentos determinados, una postura favorable o de rechazo hacia los haitianos que viven o trabajan temporalmente o fijos en en la República Dominicana...".

Por ejemplo, " Durante los Juegos Panamericanos del año 2003 celebrados en Santo Domingo, cuenta Paraison, " los viví­ con mucha emoción por el hecho de ver un estadio como un sólo hombre/mujer aplaudir la delegación haitiana, y como dominicanos/as apoyaban al lado de migrantes haitianos que viven aquí­ el equipo de futbol de Haití en sus confrontaciones con otros paises ".

Expresa que "el haitiano generalmente sufre de prejuicios existentes en segmentos de la sociedad dominicana, pero el dominicano pobre o el dominicano en general permite y aprecia añadirí­a yo que el 85% del sector informal de vendedores ambulantes de jugo de china, agua de coco sean haitianos y dominicanos de ascendencia haitiana".

El/la trabajador/ra haitiano/na es generalmente percibido como una persona con mayor grado de responsabilidad y honestidad, expresa Paraison quien hace referencia a estudios que se han realizado con respeto al trabajo que realizan los migrantes haitianos en la República Dominicana. Y señala que "otros lo ven más sumisos por su cultura, realmente más vulnerable ya que muchas veces por su condición de indocumentado o ilegales, estatus que tienen la mayorí­a de los/as migrantes haitianos/as en la República Dominicana.

Denuncia que debido a la condición de migrantes ilegales, empresarios de la construcción por ejemplo "montan operativos de repatriaciones especiales" con tal de no pagar a los obreros haitianos. Asimismo, policias o militares son denunciados por acciones de arrestos o detenciones ilegales con el fin de sustraerles el poco dinero que los trabajadores migrantes devengan en las construcciones..

Se incrementa el uso de mujeres haitianas en el mercado doméstico y de crí­a de niño/as

Durante la conferencia magistrar del Padre Edwin Paraison sobre la migración haitiana señaló que las mujeres haitianas ( migrantes o ilegales) están ocupando un situal importante en el mercado laboral. "El uso de las mujeres haitianas en el cuidado de niños/as y ancianos/as, como también en las tareas domésticas en casas de familia es importante. Las oportunidades de trabajo para las mujeres ha manifestado un crecimiento sostenido durante los ultimos 10 años. Las ciudades fronterizas dominicanas muy particularmente usan sus servicios".

Empero, sostiene, que la presencia femenina en la migración haitiana en la República Dominicana "ha evolucionado lamentablemente con esa misma rapidez en el trabajo sexual. Otra faceta que diferencia la migración actual.

"Hasta hace poco el movimiento se hacia casi exclusivamente del éste al oeste donde las dominicanas dominaban ese mercado. Hoy dia la presencia de trabajadoras sexuales haitianas en los polos turí­sticos y centros nocturnos, igualmente en las calles, es una realidad que no se conocí­a en ésta comunidad hace 20 años", expresa Paraison.

Los haitianos son caricaturizados en los medios de comunicación de República Dominicana como ocurre con los dominicanos migrantes en Puerto Rico

"Lo anterior descrito y otras caracteriscas ligadas a trabajos que ya los dominicanos hacen en menor proporción o no hacen (como el corte de la cana o la recogida del café) junto a la poco escolaridad común en el migrante haitiano, hacen que éste último sea caricaturizado en los medios de comunicación como un "tonto", "negro" "inferior" y "picador de cana", llegando a ribetes xenofobos cuando el migrante haitiano con razón o no se encuentra implicado en algún escándalo o crí­men. Dicho sea de paso igual tribulación es vivida por el dominicano migrantes en Puerto Rico", sostiene padre Edwin Paraison.

Sostiene que el migrante haitiano de niveles bajo y medio trata de escapar a esos estereotipos, negando su identidad, o buscando esconderla detrás de un nombre dominicano. Por ejemplo, Jean Pierre Chrisosthome, se convierte en Juan Pedro Caraballo con una cédula dominicana, en algunos casos, a través de una declaracion tardí­a "pagada".

Mientras que otros migrantes haitianos de otras categorí­as sociales que para el dominicano común no responde al "perfil estigmatizado", abren nuevos parámetros de entendimiento y aceptación de su presencia, explica el ex consul general de Haití en Santo Domingo.

"En ese contexto el trabajo de religiosos, de sacerdotes, pastores, médicos y maestros entre otros campos profesionales, ha tenido un auge tanto en el ámbito público como privado, tales como maestros de francés e inglés en los liceos y colegios. Por otro lado médicas haitianas residentes o pasantes en los hospitales públicos y la presencia de lí­deres cristianos en distintas denominaciones religiosas incluyendo monjas haitianas que contribuyen a la formación académica, moral y espiritual de los dominicanos"., Afirma Paraison.

Más de 4 mil estudiantes haitianos estudian en la República Dominicana

La comunidad estudiantil internacional más importante en Dominicana es la haitiana. Más de 4 mil haitianos/as estudian distintas carreras técnicas y profesionales en las principales universidades e institutos tecnologicos especializados. Por ejemplo hace dos años de los cuatro mejores estudiantes del Instituto de Agricultura de Santiago, la segunda ciudad en importancia de la República Dominicana, fueron haitianos/as. Estos méritos de los estudiantes haitianos/as contrasta mucho con la percepción generalizada que se tiene de los haitianos migrantes.

"Probablemente los estudiantes universitarios tanto en el distrito nacional como en Santiago tienen una de las mejores oportunidades de convivencia con los dominicanos que no existí­a hace 20 años. De ahí­ ya se han formado hogares y pequenas empresas dirigidos por matrimonios mixtos", explica Paraison. Y señala " esa creciente llegada de los estudiantes haitianos/as no responde solo a factores de expulsión/recepción como se explican a veces los movimientos migratorios sino de la misma manera que la migración haitiana, en parte fue motivada y buscada por entidades estatales como el Consejo Estatal del Azúcar, ésta ha sido una ofensiva vanguardista de algunas universidades dominicanas, en busca apoyo financiero internacional, para recibir estudiantes haitianos con tal de ayudar a Haití en ese campo".

La población estudiantil haitiana que se encuentra tanto en la Universidad Autónoma de Santo Domingo como en las mejores universidades privadas, es de capas media alta y alta, muchos de los cuales se han distinguindo por sus altas calificaciones, destacándose en las facultades de medicina y el ISA en Santiago con frecuentes menciones de Suma Cum Laude.

Por otro lado hay que mencionar que las Iglesias dominicanas también en los últimos 20 años han jugado un papel importante desarrollando actividades pastorales especiales hacia la migración haitiana con un trabajo mancomunado a nivel bi-nacional. Ya no sorprende el escuchar un domingo en cualquier avenida de la capital fieles de alguna iglesia evangelica cantando o rezando en creole.

Las fiestas patronales católicas son igualmente concurridas, llegando a celebrarse misas bi-lingues ( español y creole) presididas por los más altos dignatarios de la iglesia católica, de manera especial el dia de la Altagracia cuando unos 5,000 peregrinos haitianos hacen el viaje hacia Higuey para compartir su fe con los dominicanos. A eso podriamos llamarlo, expresa Edwin, "turismo religioso, que se suma a los turistas de fines de semana largos en Haiti, que según Alter Presse, una agencia noticia haitiana, reportó sólo en un fin de semana a principio de este mes de noviembre US$ 3 millones". [jls apr 16/12/2004 11:08]