Militares de la ONU apresan en frontera

- Militares de la ONU apresan en frontera

La Misión de Naciones Unidas en Haití, que se unió a la búsqueda del niño dominicano raptado en el rí­o Masacre, estrechó la vigilancia por tierra y aire en los alrededores de Juana Méndez, donde detuvo a unas 20 personas.

Entre los detenidos se encuentra un hombre identificado como Chichí­ Blanco, cuya nacionalidad no fue determinada y quien, de forma presunta, es uno de los lí­deres del grupo que secuestro al infante, indicaron las autoridades dominicanas que participan en las negociaciones para liberar al menor.

Durante las primeras horas de la tarde de ayer, los boinas azules de la Misión de Naciones Unidas para la Estabilización de Haití (Minustah) incursionaron en diversas viviendas de Juana Méndez para tratar de localizar a Francisco Rodrí­guez Liriano, de 12 años, quien fue secuestrado el martes.

De acuerdo con el cónsul dominicano en Juana Méndez, Andrés Bosió Fortuna, la Minustah ya cuenta con pistas del paradero de los plagiarios y del adolescente.

Bosió Fortuna, quien mantuvo ayer comunicación telefónica constante desde Dajabón con sus allegados en Juana Méndez, insistió en que las labores de la Minustah y la comandancia policial de Fort Liberté han sido muy fructí­feras en la búsqueda del adolescente, por lo que confí­o en que sea liberado lo antes posible.

Rodrí­guez Liriano fue secuestrado la tarde del martes cuando se bañaba en el rí­o Masacre, al ser confundido, según los propios plagiarios, con el hijo de un supuesto distribuidor dominicano de drogas. El Caribe-6-11-2004/Provinciales.

- Militares dominicanos impiden haitianos crucen zona fronteriza

Militares de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) que trabajan por la pacificación de Haití realizaron ayer tarde allanamientos "casa por casa" en Juana Méndez para tratar de localizar al niño Javier Rodrí­guez Liriano, cuyos secuestradores aumentaron el rescate exigido de RD$310,000 a RD$600,000.

Los militares de la ONU se vieron en la necesidad de utilizar una tanqueta para desalojar de la ribera del rí­o Masacre a millares de haitianos que intentaron pasar a Dajabón a comprar alimentos en la fracasada feria comercial que se celebra cada viernes entre dominicanos y haitianos.

Las autoridades civiles de esta provincia así­ como las militares y consulares intentaron ayer recobrar al menor secuestrado, pero todos los esfuerzos resultaron inútiles.

La gobernadora provincial Sonia Mateo Espinosa, el cónsul dominicano en Juana Méndez, Andrés Bocio Fortuna y el sacerdote jesuita Regino Martí­nez se reunieron a media mañana de ayer con autoridades judiciales y de la gobernación haitianas, pero no llegaron a ninguna conclusión sobre el secuestro. Hoy 6-11-2004/delInterior.

- Grupo Rí­o asume crisis haitiana

El Grupo de Rí­o resolvió asumir integralmente la crisis de Haití y lanzó una ofensiva para forzar a un diálogo amplio de todos los sectores polí­ticos de ese paí­s para comprometerlos con la reconstrucción y la institucionalidad democrática.

La cuestión haitiana dominó la cumbre de dos dí­as que el grupo realizó en esta ciudad. Algunos detalles de la reunión presidencial fueron recogidos en la Declaración de Rí­o de Janeiro, que el viernes firmaron los 19 paí­ses miembros del grupo a través de sus jefes de estado o sus representantes.

El grupo decidió avanzar con particular celeridad en el caso haitiano, considerado como una prueba fundamental de solidaridad para los paí­ses latinoamericanos.

Mientras un emisario brasileño se encaminaba el viernes a Puerto Prí­ncipe, estaban en curso gestiones para ``mantener un canal abierto’’’’ con el ex presidente Jean-Bertrand Aristide, dijo el canciller de Brasil, Celso Amorí­m. Hoy 6-11-2004/El Mundo.

- Editorial /El Caribe : Haití, nuevo viento

De manera simultánea ayer se produjeron dos hechos que favorecen el restablecimiento del orden institucional y la estabilidad polí­tica en Haití.

La ONU y la OEA firmaron un "memorando de entendimiento" para dar asistencia en los preparativos de las próximas elecciones generales, a cuyo esfuerzo se integrarán los lí­deres de los paí­ses de la Comunidad del Caribe (Caricom).

Mientras que el Grupo Rí­o acordó "asumir integralmente la crisis y lanzar una ofensiva para forzar un diálogo amplio" de todas las fuerzas polí­ticas para comprometerlas con la reconstrucción y la institucionalidad democrática.

Las dos iniciativas ponen el acento en la necesidad de unas elecciones abiertas, participativas y transparentes. Relegan la no menos necesaria y urgente ayuda económica, pero todo indica que ésta estará supeditada a la voluntad que demuestren los haitianos de trabajar por la estabilidad polí­tico-institucional de su paí­s.

Lo único adicional que podemos pedir en la actual coyuntura es que las fuerzas polí­ticas haitianas en pugna hagan conciencia, entiendan de una vez y por todas, que el futuro de su nación está en sus manos, que depende de su capacidad para lograr un entendimiento polí­tico para que a partir de ahí­ la comunidad internacional ayude al relanzamiento del desarrollo económico. El Caribe 6-11-2004.