La prensa dominicana se hace eco de conspiración contra el gobierno haitiano Gerard Latortue-Boniface Alexandre

Santo Domingo, 3 de oct. 04 [AlterPresse] --- La prensa dominicana ha destacado la posibilidad de que contra el gobierno haitiano se esté tejiendo una conspiración a fin de hacerlo saltar y provocar un gran caos de proporciones al golpe estado que se produjo contra el expresidente Jean Bertrand Aristide en septiembre de 1991.

El periodista Leo Reyes del vespertirno El Nacional de Ahora publica en la edición del sábado 2 de octubre y como noticia principal del rotativo "Dicen se tambalea gobierno de Haití".

La información es escrita a propósito de los últimos hechos de sangre ocurridos esta semana en Puerto Prí­ncipe la capital de Haití donde por lo menos tres agentes policiales fueron asesinados durante enfrentamientos con supuestos partidarios del expresidente Aristide, quien se encuentra exiliado en í frica.

"El gobierno de Gerard Latortue se tambalea en medio de la turbulencia de un paí­s hambriento y violento, con dos brazos armados, una ocupación de tropas extranjeras y la amenaza permanente del narcotráfico que tiene en Haití una de sus mejores trincheras del Caribe.", cita del periodista Reyes, en su artí­culo del Nacional.

En la publicación se denuncia la existencia de brazos armados que aparentemente y según las informaciones del periodista dominicano, estarí­an uno o los do a la vez tratando de derrocar el gobierno de transición de Latortue-Alexandre.

Se señala que los grupos armados podrí­an aprovechar la situación de emergencia que se vive en Haití por el paso de la Tormenta Tropical Jeanne y su devastador escenario que dejó en Gonaives donde más de dos mil haitianos perdieron la vida por el temporal de lluvias y las inundaciones causas en las zonas bajas de la ciudad de la independencia de Haití y cuna de uno de los frentes militares-civiles que intentan derrocar a las autoridades haitianas que deben conducir ese paí­s a las elecciones presidenciales en el año 2005.

"Latortue, antiguo ministro de Relaciones Exteriores del gobierno efí­mero de Leslie Manigat, recibe fuertes presiones del brazo armado del antiguo ejército que ocupa edificios y reclama el restablecimiento de las Fuerzas Armadas abolidas por decreto por el ex presidente Jean Bertrand Aristide, en violación de la Constitución de 1987.", expresa el reportero del Nacional, quien ha vivido en Haití y de amplios conocimientos sobre la realidad haitiana.

Además, Reyes, reafirma la denuncia hecha por el sector polí­tico del Partido Familia Lavalas y que recogió la prensa dominicana y haitiana que una parte de los ex soldados del desaparecido Ejercito Haitiano, que se encontraban en la República Dominicana cruzaron la frontera dominico-haitiana para contribuir con el derrocamiento del Presidente Aristide y que además los viejos soldados adquirieron armas y municiones en Santo Domingo.

"A principios de este año, estos viejos soldados desenterraron sus fusiles y adquirieron otros en República Dominicana para volverse, nueve años después, contra el mismo Aristide cuando sectores reunidos en el Grupo de los 184 y policí­as alzados en el Norte de Haití facilitaron a Estados Unidos preparar la dimisión del presidente y ex cura que bastante dolores de cabeza ya les daba."

En algunos cí­rculos de prensa, polí­ticos y diplomáticos en Santo Domingo se asegura que pronto o no muy lejos " Las Fuerzas Armadas Haitianas podrí­an ser restablecidas con otra modalidad pero con la inserción de cientos de ex soldados cancelados sin el pago de sus prestaciones laborales durante el gobierno de Aristide.

El estado de inseguridad en Haití y la falta de voluntad de las Naciones Unidas que encabeza la ocupación en ese paí­s, contribuye a la desestabilización, ha confiado a Alterpresse en Santo Domingo una fuente militar.

Sin embargo, todaví­a el gobierno de Gerard Latortue-Boniface Alexandre cuenta con el apoyo de importantes sectores polí­ticos haitianos. El peor enemigo de este régimen polí­tico de transición es la falta de recursos económicos para enfrentar el hambre, la insalubridad y el desorden que existe en las instituciones haitianas. La ayuda de la comunidad internacional todaví­a es esperada por el gobierno haitiano, mientras el toque de los tambores comienzan a escucharse del otro lado de la frontera. [jls apr 03/10/2004 11:00]