La ONU envía más soldados para controlar violencia y saqueos en Haití

- La ONU enví­a más soldados para controlar violencia y saqueos en Haití

Una semana después de la tragedia en Gonaives debido a la tormenta "Jeanne", las fuerzas de paz de la ONU enviaron más personal a la zona por los brotes de violencia y saqueos surgidos en la distribución de ayuda.

Unos 140 soldados uruguayos llegaron hoy desde Les Cayes, en el sur de Haití, para reforzar a los 600 militares argentinos y brasileños desplegados en la ciudad de Gonaives.

Los habitantes de esta ciudad, en el oeste haitiano, celebraron hoy una misa en momentos en que el reparto de ayuda se complica por los asaltos a camiones y la desesperación de los damnificados.

Un grupo logró abrir hoy la puerta trasera de un camión con bolsas de agua y llevarse la carga en su camino al centro de almacenamiento, donde esperaban soldados argentinos de la Misión de la ONU para la Estabilización de Haití (MINUSTAH).

También hoy, militares de la MINUSTAH tuvieron que dispersar a una decena de personas que, con palos en la mano, se aferró a un vehí­culo en marcha que trasladaba sacos con alimentos.

Entretanto, decenas de mujeres se agolpaban en una larga fila bajo un sol abrasador esperando su turno en el reparto de alimentos y agua en un punto de distribución de Gonaives. El Caribe 27-9-2004-Mundo.

- España enví­a más ayuda
España envió ayer un segundo avión con ayuda de emergencia para paliar las necesidades de la población de Haití afectada por la tormenta tropical Jeanne.

Fletado por la Agencia Española de Cooperación Internacional (AECI), el avión, un Airbus 310 de las Fuerzas Armadas, despegó este mediodí­a de la base aérea de Torrejón de Ardoz, en Madrid, informó a EFE Cruz Roja.

El aparato, que lleva aportaciones de los gobiernos regionales de las Islas Baleares y de Cataluña, transporta un total de 14 toneladas de ayuda. Hoy 27-9-2004/El Mundo.

- Entre golpes

Entretanto, decenas de mujeres se agolpaban en una larga fila bajo un sol abrasador esperando su turno en el reparto de alimentos y agua en un punto de distribución de Gonaives.

Los asaltos a camiones de ayuda humanitaria están complicando el la entrega de suministros y poniendo en situaciones difí­ciles a los militares de la ONU, que en ocasiones tienen que disparar al aire o usar bombas de humo para dispersar las avalanchas de gente.

"Necesitamos nuestra comida también", rezaba hoy el cartel en español que portaba un haitiano a las afueras de Gonaives, y que se quejó de que el alimento no llega a su casa, algo apartada de la carretera general.

En una vivienda cercana a la catedral, decenas de personas se congregaron hoy en una misa oficiada por el padre Watson Louis en la que entonaron cánticos en creole. El Dí­a 27-9-2004/Internacionales.

- Cuba coopera

Cuba, por ejemplo, colabora desde el pasado lunes con 64 médicos que forman parte de un grupo de 492 que trabajan desde hace cinco años en Haití.

"La idea es acercar los servicios de salud a las secciones comunales", explico la jefa del Programa de Cooperación con Haití, quien detalló que los médicos prestan ayuda en varios barrios de la ciudad, así­ como en distintos puntos donde hay evacuados, como la catedral y varias iglesias.

Los médicos cubanos prestan asistencia médica y vigilancia epidemiológica ya que, "aunque aún no hay indicios de epidemia", existe "un alto riesgo", explicó Juan Carlos Chávez, el jefe de la misión.

Además, están ayudando a rescatar la radio de la ciudad, desde donde los doctores cubanos que saben creole transmitirán mensajes para evitar en lo posible las epidemias.

La misión cubana prevé instalar equipos de operaciones en San Marc y Marchand Desalins, dos poblaciones cercanas a Gonaives, y está trabajando además en la rehabilitación del hospital La Providence, que quedó completamente inundado.

Junto a los cubanos está trabajando una misión médica venezolana, que ha colaborado con 45 toneladas de alimentos y dos de medicamentos.

España y Brasil también enviaron nuevos cargamentos de ayuda que incluyen medicamentos y alimentos enlatados.

La tormenta tropical "Jeanne" dejó al menos 1.500 muertos en todo Haití y las autoridades esperan que esta cifra siga aumentando debido a que el número de desaparecidos es un millar.

Además, más de 900 personas resultaron heridas y hay unos 250.000 damnificados, según cifras de las autoridades. Diario Libre 27-9-2004/Internacionales.

- Haitianos de Gonaives reciben ayuda exterior

Forzados a chapotear en el barro y agobiados por el hambre, los habitantes de Gonaives luchaban este domingo por recuperar su vida en esta ciudad del noroeste de Haití, devastada hace una semana por la furia de la tormenta tropical Jeanne.

La electricidad sigue cortada y la mayorí­a de sus 250.000 habitantes se alimentan gracias a la ayuda de la comunidad internacional, mientras que las redes de agua potable y de evacuación de aguas servidas, de por sí­ poco eficaces, están fuera de servicio a causa de las brutales inundaciones.

- Asaltan convoy con ayuda humanitaria en Gonaives

Un convoy de ayuda humanitaria fue atacado la tarde de ayer en pleno centro de la ciudad de Gonaives (noroeste) por varias decenas de jóvenes haitianos armados con barras de fierro.

Pese a la presencia de soldados argentinos de la Misión de Estabilización de Naciones Unidas en Haití (Minustah), uno de los cuales disparó un tiro al aire, los jóvenes trataron de asaltar dos camiones de ayuda humanitaria, antes de ser dispersados por gases lacrimógenos.

Este incidente, el primero de su tipo, ocurre pese a que el enví­o y la distribución de ví­veres a los damnificados de Gonaives se realiza desde hace varios dí­as bajo alta vigilancia, con camiones escoltados por soldados de la Minustah que cotrolan que la distribución se realice en orden.

La tarde del domingo, se constató que unos cincuenta soldados uruguayos de la Minustah escoltaron en el centro de la ciudad a dos camiones de ví­veres y ropa donadas por la Universidad adventista de Haití a los damnificados. Algunos de los soldados iban a pie, llevando fusiles con aire comprimido.

El pastor Joseph Lormeus, que dirigí­a este enví­o humanitario, explicó que los dos camiones fueron puestos bajo responsabilidad de los cascos azules "por temor a los saqueos" una decena de kilómetros antes de la entrada a la ciudad. Hoy 27-9-2004/El Mundo.