Caso de hijos de haitianos llega a Suprema

- Caso de hijos de haitianos llega a Suprema

La litis en torno a una sentencia que ordena el otorgamiento de actas de nacimiento a dos hijos de inmigrantes haitianos llegó a la Suprema Corte de Justicia, tribunal que deberá decidir si el presidente de la Junta Central Electoral (JCE), Luis Arias, cumple con la ley al negarse a registrar a los niños.

Jueces de la JCE tienen posiciones encontradas respecto al caso de los niños Estéfani y Rubén Basil, de siete y ocho años de edad respectivamente, porque mientras la Corte de Apelación del Distrito Nacional ordena la entrega del documento, la Corte de Apelación de Santiago lo rechaza.

Algunos jueces señalan que la nueva Ley General de Migración prohí­be que a los hijos de extranjeros ilegales se les declare dominicanos, pero hay magistrados que afirman que antes de que fuera promulgada la legislación, un tribunal ordinario habí­a autorizado la expedición de las actas de nacimiento.

El coordinador nacional de Servicio de Jesuitas a Refugiados, sacerdote José Núñez, y la abogada de la familia de los niños, Marisol Antigua, calificaron a Arias de racista y lo acusaron de violar la Constitución del paí­s, al desacatar la decisión del tribunal ordinario.

El juez Méndez, quien se opone a la medida de Arias, de desacatar la decisión del tribunal, consideró que la presidencia de la JCE no tiene competencia dentro del marco de la Ley Electoral, para atribuirse funciones que son propias de la Cámara Administrativa.

Aclaró que no ataca la persona del presidente de la JCE, porque lo que hay que resguardar es el aspecto institucional. Hoy 18-9-2004/Portada.

- Grupo 184 ( sociedad civil haitiana) llama al gobierno a enfrentar problemas del paí­s

El lí­der de la sociedad civil haitiana, Ralph Backer, miembro del Grupo 184, que aglutina a asociaciones de varios sectores haitianos, le pidió al gobierno que lidie con los asuntos que aquejan al paí­s.

Fuentes oficiales indicaron que los antiguos soldados no están preocupados por la implantación (el miércoles pasado) del programa de Desarme, Desmovilización y Reinserción (DDR), que le da potestad a la Policí­a para arrestar a las personas que tengan armas ilegales, debido a las negociaciones de paz que llevan a cabo con el gobierno.

El Ejército haitiano disuelto en 1994 por Aristide a su regreso a Haití después de ser derrocado en un golpe de Estado.

Por su parte, el representante de las Naciones Unidas en Haití, Juan Gabriel Valdéz, dijo en rueda de prensa a quienes intenten desestabilizar el gobierno haitiano que "no aceptaremos un segundo fallo en Haití" Hoy 18-9-2004/El Mundo.

Latortue culpa a la ONU de inseguridad en Haití

El primer ministro haitiano, Gerard Latortue, responsabilizó ayer a la Misión de las Naciones Unidas para la Estabilización de Haití (MINUSTAH) por la inseguridad que impera en el paí­s.

"Quien primero debe responsabilizarse por la inseguridad en Haití es la MINUSTAH. Pensamos que MINUSTAH estaba aquí­ para ayudarnos a lidiar con la inseguridad, pero estábamos equivocados", dijo Latortue, quien ha sido muy criticado esta semana por la violencia que prevalece en el paí­s y por el programa de desarme.

Esta situación, según analistas haitianos, podrí­a llevar al primer ministro interino a renunciar.

Latortue indicó que MINUSTAH pudo haber evitado que los antiguos soldados haitianos tomaran cuarteles policiales.

"El lunes, después de la primera marcha de soldados haitianos armados en Puerto Prí­ncipe, llamé al secretario general de las Naciones Unidas, Koffi Anan, para preguntarle qué estaba haciendo MINUSTAH en el paí­s", acotó Latortue.

También denunció la implantación de un embargo por parte de esa entidad a la compra de armas y municiones para la policí­a.

"Es imposible hacerle frente a los bandidos y prevenir secuestros y matanzas si la policí­a no tiene armas y municiones", explicó. Hoy 18-9-2004/El Mundo.