Tragedia : Enviado del Papa en Jimaní y en Haití

- Tragedia : Enviado del Papa en Jimaní­ y en Haití

El Papa Juan Pablo II envió ayer al paí­s a un funcionario del Vaticano para que evalúe los operativos de ayuda humanitaria católica en Jimaní­ y en la zona afectada por las inundaciones en Haití.

El presidente del Pontificio Consejo "Cor Unum" de la Santa Sede, Paul Josef Cordes, viajó al paí­s, donde a partir de mañana se entrevistará con representantes del Gobierno, de los organismos de socorro y de las instituciones sin fines de lucro que están colaborando con los damnificados de Jimaní­.

Durante su estancia en el paí­s, que concluirá el próximo martes, Cordes se reunirá con los obispos dominicanos, con los que se desplazará a las zonas más afectadas por las lluvias -Jimaní­ y en Haití- y celebrará una misas en las zonas afectadas de ambas naciones, las eucaristí­as serán en recuerdo de las ví­ctimas mortales.

Monseñor Cordes se entrevistará con los responsables de Cáritas y organizaciones católicas que ayudan a la población dominicana a superar ese drama. El Caribe 20/06/04/ El Mundo.

- Crisis : Amnistí­a Internacional denuncia que no logran desarmar a haitianos

Las fuerzas de paz encabezadas en Haití desperdiciaron una oportunidad para lograr un desarme a gran escala de los cerca de 25.000 haitianos que poseen armas tras la caí­da del presidente Jean-Bertrand Aristide, informó Amnistí­a Internacional.

"Pese a que las fuerzas multinacionales encabezadas por Estados Unidos estaban en una posición poderosa y única para contribuir al esfuerzo nacional de desarme, ellos no llevaron a cabo un esfuerzo serio para trabajar con la Policí­a Nacional Haitiana para establecer un programa nacional de desarme’’, señala un informe de 47 páginas que deberá ser publicado el lunes.

Amnistí­a Internacional reconoce los retos del desarme en un paí­s con ocho millones de habitantes y menos de 4.000 policí­as. Sin embargo, los 3.600 soldados de la fuerza multinacional "deberí­an haber avanzado con esa labor hasta donde les fuera posible’’, señaló el director para las Américas y Estados Unidos de Amnistí­a Internacional, Eric Olson.

Sin embargo, la confiscación de armas no era la meta principal de las fuerzas de paz, indicó el teniente coronel David Lapan, portavoz de la Infanterí­a de Marina de Estados Unidos.

"Parece que la gente está criticando sin entender claramente cuál era nuestra misión y cuales eran nuestras capacidades’’, señaló Lapan./El Caribe 21/06/04/El Mundo.