Haiti
Documentos

Haiti-Sismo/Reconstruccion : Desde la “ternura del mundo” al despertar haitiano


Añadió el Jueves 4 de marzo de 2010

Por Roody Edmé

Tomado de AlterPresse (Seccion semanal "Regard")

Traducido para Rebelión (rebelion.org) por Susana Merino

Haití se halla en un cruce de caminos. Y en este cruce vital para su porvenir está rodeado, citando al escritor René Depestre por la ternura del mundo. Especialmente por una sociedad cívica internacional que ha concurrido a socorrer a un pueblo terriblemente sacudido por el sismo del 12 de enero. Una sociedad civil que a escala planetaria recuerda tantos dramas de la humanidad junto a la insostenible fragilidad del ser.

El sismo que ha golpeado a Chile es como un eco del drama haitiano amplificado en este último por la gran vulnerabilidad de nuestro entorno. Vuelve a llamar una vez más nuestra atención sobre la necesidad de prepararse para los desafíos ambientales y ocupar el espacio haitiano de manera coherente. La cantidad de víctimas chilenas se cuenta por centenas con relación a la hecatombe ocurrida en Haití.

No se trata aquí de comparar los sufrimientos pero pareciera que las horribles estadísticas del 12 de enero no son una fatalidad y que es posible proteger mejor a la población en el futuro, con relación a estos golpes surgidos de las entrañas de la tierra.

En casi todas partes, en el país de la diáspora se menciona no desperdiciar la oportunidad y sobre la terrible lección de la naturaleza sobre la que hay que meditar y transformar. No dejaremos de insistir en la necesidad de que el Jefe de Estado asocie a las fuerzas vivas del país al proyecto de refundación que está comenzando a marchar en los corazones y en los espíritus, para que más allá de los eslogans recorramos unidos el camino del nuevo Haití.

Esta apertura es necesaria para quebrar las polarizaciones improductivas y las pujas políticas, es necesaria porque en el estado actual en que se encuentra, nuestro país tiene enorme necesidad de decisiones históricas y ambiciosas a medida del actual desafío. Rodeado de los cuidados del mundo, envuelto en el medio de una geopolítica en la que por momentos soplan vientos contrarios, el país tiene necesidad de todas sus competencias y de cierta inspiración patriótica.

Con tal propósito los encuentros y coloquios que se multiplican aquí y en la diáspora participan del frenesí de construir esta gran nación demasiado tiempo mantenida con promesas y levantan el derecho de nuestro pueblo a vivir en un Estado moderno y solidario.

El encuentro de Montréal del 4 y 5 de marzo que se plantea como el coloquio de la refundación es signo de que los haitianos quieren proyectarse hacia el porvenir de manera responsable, sin dejar solo a la comunidad internacional la conducción de esa reconstrucción. Haití tiene la posibilidad de inventar una nueva cooperación, luego de haber despertado la ternura del mundo.

Queda por poner en marcha un observatorio de ese encuentro con el objeto de asegurar la continuidad política de sus conclusiones. Para que no se transforme en un coloquio más…y que el producido de esos talleres alimente los demás encuentros internacionales sobre Haití.

Paralelamente al encuentro de Montreal, ha llegado el momento de restablecer el “diálogo nacional” que recuerde el objeto del “contrato social” o de la mesa “interhaitiana”.

Pero qué importan los nombres, si encontramos la fórmula que nos permitirá hacer frente a la adversidad.

*Educador, editorialista.

...........................

Fuente: http://www.alterpresse.org/spip.php?article9313

Traduccion : http://www.rebelion.org/noticia.php?id=101573