Haiti
Documentos

El MAS-IPSP arrasa en las elecciones de Bolivia

Nuevo presidente... una historia de dignidad


Añadió el Martes 20 de diciembre de 2005

Por Alex Contreras Baspineiro [1]

Texto tomado de ALAI el 20 de diciembre de 2005 por AlterPresse

ALAI-AMLATINA 19/12/2005, Cochabamba.- Los bolivianos y
bolivianas continúan escribiendo historia: en las elecciones
generales y prefecturales, realizadas el domingo 18 de diciembre,
en forma mayoritaria y contundente apoyaron al Movimiento al
Socialismo (MAS-IPSP) para convertir al dirigente indí­gena y
diputado cocalero Evo Morales Aima como el próximo Presidente
de la República.

El triunfo fue contundente: el MAS-IPSP, de acuerdo a las
primeras tendencias oficiales de la Corte Nacional Electoral (CNE)
sobrepasó el 51 por ciento de los votos en todo el territorio
nacional.

“Evo valiente ya eres Presidente†, fue el clamor de miles y miles de
personas, en el campo y la ciudad, al conocer los resultados
inéditos en la historia del paí­s.

“Es verdad que antes nos mataron con bala y en esta campaña
intentaron matarnos con guerra sucia en base a la mentira, pero
eso ha favorecido al MAS y al pueblo boliviano en su conjunto†,
afirmó Evo.

Al agradecer a todos los movimientos sociales, pero también a
sectores empresariales, intelectuales y profesionales que se
sumaron al MAS, el futuro Presidente de Bolivia, señaló que el
triunfo en democracia se ha convertido en una revolución a través
de las urnas y que el futuro es promisorio por el apoyo
internacional que recibe cotidianamente de varios paí­ses del
mundo.

La campaña masista, atacada con dureza en base a la guerra
sucia por los partidos tradicionales, tuvo sus pilares en la
honestidad, dignidad y sobretodo la verdad.

Los perdedores en los comicios bolivianos, Jorge Quiroga Ramí­rez
de PODEMOS y Samuel Doria Medina de UN, no tuvieron más
remedio que reconocer públicamente el triunfo contundente de Evo
a quien le desearon éxito en sus futuras actividades.

“Gracias, batimos un récord. Ningún partido ganó con más del
51% de los votos. Ahora queda luchar por la Unión de
Latinoamérica, como dijeron nuestros antepasados reconstruir el
Tahuantinsuyo o la patria grande de Bolí­var para vivir bien†, aseguró
Evo.

Revolución histórica

El futuro Vicepresidente de Bolivia, í lvaro Garcí­a Linera, afirmó
que la victoria del MAS en las urnas con mayorí­a absoluta, es un
hecho inédito en la historia reciente de la democracia boliviana.

“Es una revolución histórica, la gran diferencia es que es
democrática y en base al voto. Más que una elección es un
plebiscito que le ha dado al MAS una victoria irrefutable e
inapelable, Bolivia entera ha votado por el cambio y ha marcado el
rumbo del cambio democrático†, dijo.

Al comprometer que el MAS-IPSP cumplirá con las 10 propuestas
para el pueblo boliviano, donde destaca la nacionalización de los
hidrocarburos, la asamblea constituyente, la autonomí­a para los
pueblos y otras demandas, enfático señaló: “hemos derrotado la
infamia, la mentira, hemos sabido resistir como saben resistir los
pueblos indí­genas en estos 500 años†.

El Presidente indí­gena

Con los resultados logrados ayer, Evo se convertirá en el primer
indí­gena que acceda a una Presidencia de la República por las
urnas.

Como se escribió en el libro-reportaje “Evo, una historia de
dignidad†que fue difundido en miles y miles de ejemplares en la
campaña electoral, el próximo Presidente de la República escribirá
un nuevo capí­tulo de la historia del paí­s.

Evo, indí­gena aymara, tiene como raí­ces culturales tres pilares en
la formación de toda persona: ama sua (no seas ladrón), ama
quella (no seas flojo), ama llulla (no seas mentiroso) y con el correr
del tiempo se agregó el ama llunku (no seas servil).

Desde el momento de su nacimiento, su vida fue muy difí­cil.
Creció en medio de un rebaño de llamas, realizaba trabajos
agrí­colas, migró a la Argentina junto a su padre para los trabajos
de la zafra y para continuar estudios en la ciudad trabajó de
panadero, ladrillero, trompetista y fue deportista.

En 1980, afectado por los desastres naturales, junto a parte de su
familia y vecinos de su tierra natal migró hacia la zona cocalera del
Chapare, territorio convertido hace 25 años en su trinchera de
lucha.

Testigo de un crimen cometido por efectivos antinarcóticos, en la
dictadura de Luis Garcí­a Meza, cuando quemaron vivo a un
productor de coca, determinó empezar su carrera sindical desde
abajo.

Por su pasión por el deporte y por su honestidad, su primer cargo
sindical fue precisamente la Secretarí­a de Deportes, desde allí­ tuvo
un ascenso vertiginoso, actualmente es secretario ejecutivo de la
Federación del Trópico de Cochabamba y presidente de las Seis
Federaciones del Trópico.

Junto a un conjunto de dirigentes sindicales, sobre todo
campesinos, indí­genas y originarios, cansados de considerarse
escalera polí­tica, determinaron impulsar la formación del
Instrumento Polí­tico por la Soberaní­a de los Pueblos (IPSP).

En solo 10 años y junto a otros sectores populares, el MAS-IPSP
se ha convertido en la primera fuerza polí­tica de este paí­s.

La consolidación de primera fuerza polí­tica ocasionó una reacción
inusitada en la denominada clase polí­tica, el propio sistema y la
embajada norteamericana: un informe del Consejo de Inteligencia
de EEUU, denominado “Mapa del Futuro Global†identificó a
Venezuela y Bolivia como dos paí­ses que forman parte del “eje del
mal†. La administración de George W. Bush, bajo el pretexto de
“terrorismo internacional†puso en la mira al gobierno bolivariano de
Hugo Chávez y al Movimiento al Socialismo (MAS) de Evo
Morales.

A Evo no sólo le acusan de “narcoterrorista†, “guerrillero†y
“narcotraficante†sino que desde las esferas del poder mediático se
ha desatado una campaña contra su persona e integridad, tratando
de criminalizar a los movimientos sociales en su conjunto.

A pesar de esa sucia campaña en parte de los medios de
comunicación, la única respuesta fue la verdad.

El que fue un humilde niño llamero -como cientos y miles de los
que existen hoy en el árido altiplano boliviano- se ha convertido en
una pesadilla para el imperio, para el neoliberalismo y para las
transnacionales, pero en una esperanza para el pueblo, para las
mayorí­as nacionales... Evo ha vuelto y somos millones...

[1Alex Contreras Baspineiro es periodista y escritor boliviano.