Haiti
Articulos

Conferencia del Episcopado dominicano reclama aplicar ley de migración sobre casos haitianos


Añadió el Martes 1ro de noviembre de 2005

Santo Domingo 01 nov. 05 [AlterPresse] --- La Conferencia del Episcopado Dominicano calificó de grave el creciente fenómeno de la inmigración haitiana hacia la República Dominicana y pidió al gobierno aplicar la Ley de Migración para evitar el exodo masivo y desordenado de haitianos/as en el paí­s.

Los obispos al Gobierno que debe enfrentar sin demora y con seriedad este reto, y al mismo tiempo precisó que a nadie debe extrañar que la Iglesia Dominicana sea fiel a su misión y atienda “con solicitud†de madre a todos los haitianos presentes en el paí­s, prescindiendo de su condición de regularidad o irregularidad.

Jus solis -Jus sanguinis

La Conferencia pide que el Gobierno cree las instituciones y los instrumentos operativos que requiere la nueva ley de migración, y sugiere que el reglamento que prevé esta legislación subsane los vací­os existentes y añada algunas especificaciones necesarias.

Consideran los obispos dominicanos urgente “que la Suprema Corte de Justicia resuelva definitivamente respecto a la inmigración haitiana, el conflicto entre “jus solis†y el “jus sanguinis†, teniendo en cuenta todas las variantes posibles, y que disipe las dudas que puedan existir†.

Las reflexiones de los obispos dominicanos están contenidas en un documento firmado por los 2 arzobispos, los 9 obispos titulares de diócesis, los 3 obispos auxiliares y los 5 obispos eméritos, puesto a circular hoy con el nombre “Mensaje Ante la Creciente Inmigración Haitiana†, entregado a los medios de comunicación por el presidente de la Conferencia, Monseñor Ramón Benito de la Rosa y Carpio, Arzobispo de Santiago de los Caballeros.

En un amplio documento y un resumen ejecutivo entregado a los distintos medios de comunicación que acudieron a la cita con los obispos éstos abordan el tema de la migración haitiana en sus perspectivas históricas, económicas, legal, sociológica, antropológica y doctrinal; plantean la complejidad del tema y diferencian la misión de la Iglesia que es evangélica y de atención -principalmente- a las necesidades de los más pobres; del papel que corresponde al Gobierno, como responsable de organizar y regular el proceso migratorio.

Señalan los obispos “ue la regulación de la migración haitiana debe hacerse en un marco de respeto a la dignidad humana que armonice los derechos y deberes de los inmigrantes, con los derechos y deberes del Estado†.

Explica que la “glesia siempre ha defendido y defenderá la inviolable dignidad del ser humano, y recuerda que en relación con el tema de los haitianos hace ya 25 años habí­a señalado la necesidad de respetar la dignidad humana de los obreros traí­dos para los campos de caña; aunque al reclamar los “derechos que asiste a haitianos legales e ilegales†.

Entienden los obispos dominicanos que se debe reconoce los derechos del Gobierno a reglamentar toda inmigración y la obligación de cada inmigrante a someterse a la legislación existente.

Señalan “que el mandato divino es predicar el evangelio a toda criatura, porque los destinatarios de la evangelización son todos los seres humanos sin restricción de raza, cultura o religión; y que es “la persona humana la que hay que salvar. Es la sociedad humana la que hay que renovar†.

Inmigración: Oportunidad y Reto

Para la Conferencia del Episcopado Dominicano “la migración es un fenómeno histórico mundial, signo de los tiempos, que ha adquirido un volumen y complejidad impensada, y tiene sus aspectos positivos y negativos, por lo que es al mismo tiempo una oportunidad y un reto y así­ debe ser manejado†.

Explican que “la inmigración haitiana tiene raí­ces históricas profundas vinculadas a la necesidad de mano de obra barata para sustentar la producción azucarera, lo que se hizo descuidando el cumplimiento de fundamentales derechos humanos y laborales que tiene todo inmigrante†.

Los obispos dominicanos denuncian que ha sido muy grave las contrataciones de migrantes haitianos para distintos trabajos sobre todo en los centrales azucareros.

También la conferencia del Episcopado Dominicano rechaza las repatriaciones masivas en el modo como se llevan a cabo que violan los derechos humanos de los repatriados.

“Ha sido especialmente grave el modo de hacer las contrataciones laborales y sobre todo las repatriaciones. La mayorí­a de ellas fueron hechas indiscriminadamente, de forma violenta, en transporte inadecuado y con modos inhumanosâ€

Sin embargo, los obispos afirman que la repatriación de cualquier ilegal es un derecho del Estados dominicano. [jls gp apr 01/11/2005 16:30]