Haiti
Desarollo sostenible

Haiti y República Dominicana

Producir energía alternativa, una solución viable, sana y a bajo costo


Añadió el Jueves 4 de agosto de 2005

Santo Domingo y Puerto Principe, 04 de Agosto 05 [AlterPresse] --- A través de la expansión de las energí­as renovables, se podrí­a reducir cerca de 1,2 mil millones de toneladas en las emisiones globales de dióxido de carbono en el año 2015, según estimaciones de especialistas llegadas a AlterPresse.

Pero, para ello, es necesario la implementación de programas de producción de energí­a eléctrica alternativa, viable, sana y que sea de bajo costo.

El 29 de junio 2005, nacio, en el auspicio de Venezuela, el organismo llamado Petrocaribe aprobado por 14 (en la ausencia de Haití, pero incluso la República Dominicana) entre 16 delegados de Estados representados al primer encuentro caribeno sobre la energia, celebrado en Puerto La Cruz (al este de Caracas). Frente al crecimiento de los precios del petroleo en el mercado internacional desde varios meces, Petrocaribe deberia garantizar la posibilidad, por los paises caribenos, de conseguir el combustible usado, por una gran parte, en la electrificación sus teritorios.

Ni en Haití y ni en República Dominicana, aprovechan, por ejemplo, la luz solar para producir energí­a eléctrica, mientras gran parte de las poblaciones de ambas partes de la isla de Haití permanecen a oscuras.

En diferentes partes de la República de Haití, tales en el Noreste, hubo, hace algunos anos, un proceso de electrificación de diferentes ciudades con paneles solares.

Progresivamente, en el teritorio haitiano, se observo una disminución del uso de la energia solar, a causa, no solamente del costo caro de paneles solares, pero tambien y sobre todo de las redes de ladrones que robaron a menudo, hasta los lugares de aceso dificiles en guaguas, los solares puestos en la disposición de organizaciones de base o campesinas. Se robo mucho los solares, mientras que pesan mucho y que se necesita la manutención de varias personas para llevarles.

Yves André Wainright, ministro haitiano al Medio Ambiente, indico a AlterPresse, en noviembre 2004, su voluntad de buscar energia alternativa a travès de la produccion de biogas procedente de basuras, del uso del viento y del sol, en el objetivo de mejorar la disponibilidad de electricidad en el teritorio nacional. Para eso, se necesitara la inversión de impresarios del sector privado, lo qué que podria, entre otros, dar soluciones al problema de gestion de los residuos.

Los resultados de diferentes estudios demuestran claramente las ventajas que podria generar, por el pais vecino de la República Dominicana, una visión enfatizando sobre la producción de energia alternativa. Todavia, falta una aplicación concreta de las recomendaciones de estos etudios.

En el caso de la República Dominicana, Francisco Javier Garcí­a, ministro de Industria y Comercio, anunció al paí­s, el dí­a 04 de abril 2005, que el gobierno se apresta a ejecutar un programa para producir energí­a alternativa y también pautar estrategias orientadas al ahorro de combustible.

Expresó, el ministro Javier Garcí­a, que la orientación del gobierno dominicano es reducir el costo de la producción de energí­a, pero además reducir la contaminación ambiental con la implementación de técnicas alternas para producir energí­a sin la intervención de petróleo.

Y, en ese marco, adelantó que se cambiarán las bombillas eléctricas de cien watts por fluorescentes de 22 watts y, para el propósito, se invertirán US$3 mm que, a su vez, obtendrán un ahorro de US$32 mm. Una forma de ir ahorrando combustible.

El gobierno dominicano se propone la generación de energí­a, en base a la explotación del bagazo de caña o barbojo y el etanol, alcohol de caña mezclado con gasolina.

Además, se aprovechará de la basura que se depositan en los vertederos para producir gas metano, que bien podrí­an ser utilizados como combustible y gas para cocinar y producir también energí­a eléctrica.

Pero aún, hay más posibilidades para producir energí­a eléctrica sana, barata y que no hace daño al medio ambiente. Por ejemplo : de la paja del arroz, de la cáscara del café, cacao, jí­cara de cocos. Usted se ha preguntado cuantas basuras hay en Haití y en República Dominicana, las que se podrí­a darle uso en la producción de energí­a eléctrica.

Existe más fuentes para producir la luz eléctrica que carece la isla, por ejemplo los campos de paneles solares.

Hace tres años, visitando algunas casas de los padres en un pequeño pueblo de la provincia Marí­a Trinidad Sánchez, ese pequeñito pueblito llamado la Pieza, se pudo notar que todas las casas del lugar estaban disfrutando de energí­a eléctrica en base a paneles solares.

En el caso de Haití, donde la mayor parte de la población carece de luz eléctrica - pero que se prestan las condiciones para la producción de energí­a solar, debido a que la mayor parte del año la pluviometrí­a anual es deficiente (casi no llueve) -, no se está aprovechando por la falta de visión, responsabilidad estatal y la voluntad general de buscarle una salida al déficit eléctrico que no sea comprando plantas eléctricas o con la generación hidráulica.

Al paí­s, no le darán resultado, al menos por ahora, porque no tiene suficiente agua para la producción eléctrica y no tiene tantos dólares para la compra de nuevas plantas. Y, cada vez más, los precios del barril de petróleo en los mercados internacionales se hacen menos asequibles a los paí­ses pobres, como hoy en agosto del 2005.

La energí­a eólica es otra formidable alternativa, conociéndose que hay identificados enormes cañones de vientos en Haití y en República Dominicana.

En Haití, ademas de otras, se ha evocado una serie de fuentes de viento existiendo, en ese sentido, en Norteoeste del pais, tambien al norteeste de la capital en dirección de la frontera Malpasse / Malpaso, cercana del lago Azuei.

Los técnicos dominicanos han identificado a Samaná, Cabarete, bahí­a de Icaquitos y decenas de puntos más, donde la brisa bate el año entero sin mengua. En esas zonas, se podrí­a aprovechar para producir energí­a.

“Dinamarca produce el 20% de electricidad mediante energí­a eólica y USA dispone de 13 mil generadores de turbina. Mientras que la energí­a solar mundial capta 500 mm de vatios, los paneles solares generan sulfuro de cadmio y arseniuro de galio que pueden permanecer flotando peligrosamente en la atmósfera por siglos, lo que traduce que es urgente apelar a otros elementos para fabricar paneles solares†, expresan investigadores que proponen que los gobiernos dediquen parte de sus técnicos a investigar las posibilidades de ir cambiando las fuentes de energí­a tradicionales, por alternativas que suelen ser menos costosas, menos contaminantes y sustentables.

Se estima que el 72% de la demanda de energí­a en Haití se satisface con leña, acelerando la deforestación. Esa situación podrí­a revertirse, no en su totalidad, pero si, en una buena parte, con la implementación de la producción de energí­a eléctrica alterna.

Los resultados serán menos contaminación ambiental, ahorro de recursos económicos que pueden ser invertidos en la educación y en la sanidad pública.

Tanto en el caso de la República de Haití que en lo de la República Dominicana, podrí­a ser un eje importante para la cooperación y la asesorí­a, como parte de un proyecto global de producción de energí­a eléctrica sustentable y renovable.

Esa cooperación, podria canalizarse a través de la Comisión Mixta Bilateral, cuando se reúna, ahora que las autoridades haitianas y dominicanas han expresado la voluntad de reactivarla, piensan ambientalistas. [jls rc apr 04/08/2005 00:10]