Haiti
En la prensa dominicana

Haití es el segundo socio comercial de la República Dominicana


Añadió el Miércoles 31 de julio de 2002

MIGRACIÓN DOMINICANA

Indagan Dominicana por tráfico de menores

El servicio de Inmigración y Naturalización investiga a una dominicana que
trató de llevar ilegalmente a Nueva York desde esta isla a dos menores de
edad, y persigue a una puertorriqueña involucrada en el tráfico de niños
desde República Dominicana
(Luis Dalmau D., El Nacional pág. 15, 31/7/2002)

RELACIONES DOMINICO-HAITIANA

RD ve haitianos amenazan seguridad

El canciller Hugo Tolentino Dipp sostuvo hoy que la incesante inmigración
ilegal haitiana plantea un problema de seguridad nacional y atribuyó culpas
a la permisividad del Gobierno haitiano, a la complicidad de los empeladores
dominicanos y a la carencia de una ley que responda a lo que son hoy los
procesos migratorios.
(Leo Reyes, El Nacional pág. 4, 31/7/2002)

Haití es el segundo socio comercial de la República Dominicana

Haití constituye el segundo socio comercial de la República Dominicana
después de Estados Unidos". La afirmación es categórica. ¿Quién la hizo? No
fue un economista tremendista. La hicieron el Banco Mundial y la Pontificia
Universidad Católica Madre y Maestra, organismos que señalan al mismo tiempo
que "la República dominicana se ha convertido para los haitianos en su
segundo territorio de residencia después de Norteamérica, y hay que decir
también que es el suplidor comercial más importante para Haití, siempre
después de Estados Unidos.
(Dario Tejeda, Listí­n Diario pág. 5D, 01/8/2002)

Haitianos: amenaza a seguridad

Hugo Tolentino Dipp, canciller de la República, advirtió ayer que la
incesante inmigración ilegal haitiana plantea un problema de seguridad
nacional.
(Hoy pág. 13, 01/7/2002)

HAITí

Jean B. Aristide cabildea ayuda

El gobierno del presidente haitiano Jean Bertrand Aristide está cabildeando
en la capital estadounidense, Washington DC, para que Estados Unidos libere
la ayuda a Haití, pero los congresista norteamericanos se oponen a reanudar
la asistencia hasta que el mandatario haitiano conjure la situación en su
paí­s, sumida desde hace dos años en una interminable crisis polí­tica.
(El Caribe pág. 35, 01/8/2002)