Haiti
Documentos

Haití – Derechos humanos: Hoy 5 de agosto de 2011, murio un hombre universal, Jean-Claude Bajeux


Añadió el Viernes 5 de agosto de 2011

Testimonio

Sometido a AlterPresse el 5 de agosto de 2011

Por María Suárez Toro,  [1]

Jean Claude Bajeux, que descanse en la paz que no conoció nunca en su país

Hoy 5 de agosto del 2011 murió, en su casa en Peguiville, Puerto Príncipe, un haitiano universal.

Hay personas que, en una vida, resumen la de todo su pueblo. El quiso, para Haití, lo que le han negado los poderes globales y locales toda su vida: una vida digna.

Hoy murió un hombre coherente con esa lucha, hasta el último suspiro a las 2: 00 p.m.

Hace apenas unos meses, en plena salud, pero lleno de dolor, me dijo que no podía conciliar el hecho de tener que respirar el mismo aire que Duvalier. Un cáncer fulminante, localizado en su tráquea, se lo llevó.

Su esposa Silvie y el hijo de ella, Jack, lo entierran con sus amistades este fin de semana en Puerto Príncipe. Jean Claude no dejó más familia que esa, porque (el resto de ) su familia fue asesinada por la dictadura, dejándolo vivo solamente a él.

Fue Teólogo de la Liberación en ese tiempo, aportando importantes sermones reveladores del carácter de la dictadura. Trabajó junto a Iván Illich y otros teólogos en Cuernavaca, México, en el Centro intercultural de documentación (Cidco).

Ha dejado un legado incalculable que incluye aportes en casi todas las áreas del saber y el quehacer en Haití. Entre esos aportes, se incluye haber creado el Centro ecuménico de derechos humanos (Cedh) en 1979 y dirigirlo hasta su muerte.

En 1964, fundó, en la República Dominicana, la organización “Amistad entre los pueblos” que aglutinó voluntarias y voluntarios de los dos países para apoyar las luchas de los braceros – trabajadoras y trabajadores haitianos de la caña en ese país.

Fue a vivir a Puerto Rico posteriormente, donde enseñó literatura en la Universidad de Puerto Rico y allí inició, en 1980, una lucha legal por los derechos de “boteras” y “boteros” procedente de Haití. Fundó y dirigió el Inter-regional Council on Haitian Refugees (Cirh) que llevó el caso llevado a Ginebra, logrando restituir algunas de sus demandas.

Adicionalmente, el Cedh fue miembro fundador de Caribbean Rights, organización regional con sede en Barbados, que aglutina siete organismos del Caribe. Jean Claude fue su secretario ejecutivo entre 1989 – 1991.

En 1964, fue forzado al exilio por la dictadura de François Duvalier (1957 – 1971, y Jean-Claude Duvalier 1971 - 1986), al igual que cientos de activistas contra la dictadura, una dictadura que causo, entre otras cosas, un éxodo masivo de la población, el deterioro de la economía y la sociedad, graves violaciones a todos los derechos humanos y el sistemático saqueo de las arcas públicas.

Su exilio duró 23 años hasta su retorno a Haití en 1986.

Cuenta la historia de lo cotidiano que fue el primero en regresar del exilio.

Estando todavía vigente una normativa de la dictadura que exigía que cualquier ciudadano en el exilio, que quisiera regresar, debía solicitar una especie de visa. Pero él se presentó a la frontera con la República Dominicana, colocó una pegatina de la bandera de la República de Haití en su pasaporte y le dijo a las autoridades que, como ciudadano haitiano, no le podían prohibir entrar a su patria.

Y así fue. Nadie se atrevió a negarle ese derecho a “Mr. Bajeux”.

El retorno al Estado de derecho fue su consigna al regreso a Haití, participando especialmente en la adopción y el voto de la Constitución de marzo 29, 1987.

Fue uno de los líderes fundadores en 1987 de la coalición Congreso Nacional de Movimientos Democráticos (Konakom o Conacom) con Víctor Benoit en ese período.

Cuando la coalición de 57 organizaciones se convirtió en partido, Jean Claude fue su Secretario General durante 10 años entre, representando como miembro de la Internacional Socialista y de la Coalición de Partidos Políticos de América Latina (Coppal).

En 1987, paralizaron el país en una huelga de seis días en protesta por el gobierno provisional liderado por los militares.

En 1991, editó y publicó la primera edición bilingue (Francés y Creole) de la Constitución.

Tuvo que abandonar Haití una vez más en 1993, cuando su casa fue atacada por una organización paramilitar, y regresó a Haití en 1994, jurando nunca más volver a irse de su país.

Jean Claude fue Ministro de Cultura en el gobierno del Primer Ministro Smarck Michel (entre 1994 - 1995), hasta su renuncia en 1995 al cargo de Ministro, junto con muchas personas democráticas que se percataron muy temprano en la gestión Aristide, acerca de la traición a las expectativas y necesidades del pueblo haitiano.

Especialista en literatura, uno de sus méritos literarios es el de haber escrito y publicado la única antología de toda la literatura haitiana escrita en Creole hasta 1999.

“Anthologie de la Litterature Creole Haitienne”, dos tomos, es un aporte a las presentes y futuras generaciones sobre sus raíces, su identidad y su cultura.

De su libro, aprendí algo que ignoraba totalmente : lo que reconocemos comúnmente como la primera declaración universal de los derechos humanos, que, decimos, fue proclamada por primera vez en francés en el parlamento de la Revolución en 1789.

Pero, en realidad, fue leida originalmente en Haití y en Creole. Se la conoce como la Declaración de Sonthonax, por que ese es el nombre del General que la leyó en Haití, pero es la misma y fue leída allí por primera vez, unos días antes de ser re-leida en Francia!

Lo conocí personalmente unas semanas después del terremoto en su casa, aunque ya sabía de él, porque fue una leyenda en Puerto Rico también. Sus estudiantes de la universidad y los movimientos sociales y políticos liberetarios lo respetaron y quisieron mucho.

Cuando el terremoto, él y Silvie le abrieron las puertas de su casa de par en par a todo el personal del Cedh y vecinos que perdieron sus viviendas populares en las cercanías.

Un pequeño campamento se fue formando, en el que niñas y niños, ancianos y jovenes, se han guarecido hasta la fecha.

Allí, nos recibieron como delegación boricua de Mano a Mano con las Mujeres de Haití, Radio Internacional Feminista, el Campamento Feminista de Solidaridad y más recientmemente el Servicio Especial de la Mujer de América Latina y El Caribe (SeMlac).

Su sabiduría y cariño nos guiaron por el difícil camino de aprender cómo ser solidarias en Haití.

Con Silvie y el grupo del campamento, seguiremos.

Se graduó de Licenciado en Filosofía de la Universidad de Bordeaux (France) y se doctoró en Idiomas y Literatura de la Universidad de Princeton en 1977.

[1Escribana de Costa Rica, residente en Puerto Rico, autora de "’LA AYITI QUE SE LEVANTA".