La Caraibe en un coup d’oeil

Republica Dominicana : Crecen viajes ilegales hacia Puerto Rico

Dominicanos, haitianos y orientales buscan viajar a Estados Unidos vía Puerto Rico


mercredi 4 février 2004

Por José Luis Soto

Santo Domingo 4 de feb. [AlterPresse] --- Casi a diario salen de las costas Este dominicanas embarcaciones repletas de dominicanos, orientales y haitianos, en menor proporción que tienen como norte los Estados Unidos para buscar un mejor modo de vida.

También, cada dà­a, son cientos los apresados en alta mar y decenas los cadáveres que son rescatados por la Guardia Costera de los Estados Unidos, que mueren antes de llegar a Borinquen.

Al drama de los viajes ilegales, el gobierno de Puerto Rico, un estado Libre Asociado de los Estados Unidos, ha reclamado a su homologo de la República Dominicana parar de buenas y por todas, las facilidades con que suelen salir de las costas criollas las embarcaciones con los ilegales a bordo.

Hace apenas, cinco, un cable prensa fechado en la Isla del Encanto, indicaba que más de una veintena de dominicanos que murieron ahogados en las bravà­as aguas del Mar Caribe habà­a sido enterrados en una fosa común.

Ante tal denuncia, proveniente de una fuente de entero crédito, el gobierno dominicano, que preside Hipólito Mejà­a, no se ha pronunciado ni personalmente ni a través de la Cancillerà­a Dominicana.

No importa que las travesà­as ilegales hacia Puerto Rico estén penadas por las leyes dominicanas. Los viajes continúan su curso. Las causas fundamentales de los viajes en yolas frágiles a Puerto Rico es la carencia en que viven millones de dominicanos, que aparte de no tener trabajo para mantenerse, también han perdido la esperanza de que en suelo quisqueyano puedan progresar.

La pobreza extrema en que viven decenas familias en los barrios localizados en las márgenes de los rà­os Isabela y Ozama, es germen para que constantemente estas gentes, vean en Puerto Rico o Nueva York, su carga de triunfo o de salvación. Pero el costo en la mayorà­as de veces es muy alto. Encuentra la muerte sin llegar a la tierra prometida.

Son muy pocas, las ocasiones en que un viaje con 200 o 300 personas, realizado una lancha grande, con motores fuera de borda, llega completo.

Recientemente, la Marina de Guerra Dominicana, informó que una nueva modalidad en la practica de organizar viajes a la vecina isla era la opción "VIP".

La nueva operación consiste en la utilización de una lancha rápida, que los lleva más seguro y en menor a tiempo hacia la isla Puerto Rico.

Esa operación es dirigida ahora por cabecillas que, en vez de partir inicialmente desde República Dominicana, vienen desde Puerto Rico a recoger a sus pasajeros a territorio dominicano.

Los viajes ilegales mueven decenas de millones de pesos anualmente. En ocasión un viajero tiene que pagar entre 30, 40 y hasta 50 mil pesos para que lo lleven "supuestamente seguros a la Isla del Encanto".

En viajes más sencillos, los viajeros tienen que pagar, entre 15 y 20 mil pesos para realizar la travesà­a. Algunos de estos no logran llegar a suelo boricua o porque son agarrados por la guardia costera, mueren antes de llegar a la isla porque zozobra la embarcación o porque los organizadores del viaje lanzan algunos de estos al Mar, comentó al redactor de Alterpresse, uno dominicano que viajó ilegal tres veces a Puerto Rico. Dos veces fue detenido hasta lograr su hazaña en el cuarto intento. Hoy vive legalmente en la isla con sus hijos y esposa.

Pero la suelte de este viajero no la han tenido, las decenas de criollos que han visto tronchar sus sueños de vivir dignamente en otra nación fuera de la República Dominicana, con trabajo seguro, educación para sus hijos y la garantà­a de un futuro cuando lleguen a viejos.

El incremento, en las ultimas tres semanas de los viajes ilegales, ha sido motivada por una promesa del Presidente de Estados Unidos, George Bush, para legalizar a inmigrantes que se encuentra en esa nación.

Empero, la movitivación principal de los dominicanos quererse ir del paà­s está en que esta nación no le ofrece un futuro a miles de familias que viven por debajo de la miseria. Ello se le agrega miles de haitianos que cruzan la frontera pagando peaje, soportando vejamenes y maltratos, tampoco ven que su paà­s tiene perspectiva de que pronto habrá una salida a la crisis económica, social y polà­tica. Algunos que pueden pagar el precio de llegar a Puerto Rico no importa que en alta mar pierdan la vida. A cambio creen que si llegan a la isla todo será color de rosa. Pero el tema es fuente para otra historia. [jls 04/02/2004 19:00]