Haiti
Articulos

Republica Dominicana : Sectores sociales dominicanos desafían al gobierno de Hipólito Mejía


Añadió el Lunes 2 de febrero de 2004

Entrevista a Ví­ctor Gerónimo Coordinador General del Colectivo de Organizaciones Populares y Facilitador General de la Convergencia de Movimientos de los Pueblos de las Américas (COMPA)

Colaboración especial

Por José Luis Soto

Santo Domingo 2 de feb. 04 [AlterPresse]--- En la última década, la República Dominicana, no habí­a sido afectada o se habí­a desarrollado una huelga nacional de 48 horas de tanta magnitud, de tanto apoyo y que concitó múltiple interés en la sociedad dominicana.

La protesta que fue la continuación de otra huelga nacional del pasado 11 de noviembre del 2003, pero de 24 horas, fue vista con ojos de buen cubero por la oposición polí­tica, el empresariado nacional y las distintas denominaciones religiosas como la oportunidad para que la población se expresara contra la polí­tica económica del gobierno socialdemócrata del Partido Revolucionario Dominicano, del Presidente Hipólito Mejí­a Domingo.

En la primera jornada de protesta de julio del 2003, más de 10 personas resultaron asesinadas por disparos de la Policí­a Nacional y miembros de las Fuerzas Armadas, que hasta los dientes intentaron controlar las manifestaciones de apoyo a la jornada convocada por la Coordinadora Nacional de Organizaciones Populares, Sindicales y Choferiles.

Durante cerca de un mes dirigentes nacionales de la Coordinadora y miembros de base de todas las organizaciones que integran el movimiento no cesaron en trabajar a favor del paro. Visitaron pueblos y barrios realizando asambleas locales y nacionales hasta que decidieron que todo estaba listo para la huelga.

Para Ví­ctor Gerónimo, uno de los lideres de la Coordinadora, la motivación principal de la huelga que estremeció la sociedad dominicana era económica y jamás intentar desestabilizar el gobierno de Mejí­a, que termina su periodo el próximo 16 de agosto del 2004.

AlterPresse entrevistó al dirigente popular dominicano, Ví­ctor Jerónimo, sobre el origen de las protestas y la realidad dominicana. Y los alcances de la protesta del 28 y 29 de enero pasado.

1-JLS/Alterpresse.- ¿Cuál es la realidad dominicana y que motiva la Huelga General de los dí­as 28 y 29 de enero?

Ví­ctor Jerónimo.- La motivación esencial de la Huelga General de los dí­as 28 y 29 de enero es el deterioro alarmante de la calidad de vida del pueblo dominicano, la pérdida del poder adquisitivo y del suministro de los servicios básicos de salud, educación, energí­a eléctrica, teléfonos, agua potable, entre otros, por la profundización de la aplicación de la polí­tica económica neoliberal que tiene como telón de fondo la privatización de todos los servicios y la eliminación del papel del Estado en polí­ticas de bienestar social.

Durante el año 2003 la población sufrió aumentos en los productos de consumo básicos y servicios desde un 100 hasta un 1000 por ciento. El impacto ha sido tan grande que se ha tragado o convertido en sal y agua los salarios de los-as trabajadoras-es, empleados-as público-as y privados-as.

Los sectores pobres y la clase media aún con efectos disí­miles han sufrido en carne viva los efectos de una crisis más allá de la canasta familiar básica(comida, medicamento u ropa) y toca la subida de los productos ferreteros diversos, las viviendas, los alquileres de casas, los repuestos para vehí­culo de motor, tarifas de los colegios, universidades, el precio de los transportes, entre otros.

Además, los ahorristas vieron reducir sus ahorros por la devaluación del peso y la subida del dólar y la crisis financiera de los bancos, las polí­ticas monetarias y financiera caóticas e interesadas en favorecer a sectores económicos amigos-as del gobierno de turno. A la para que el gobierno endeudaba el paí­s con los bonos soberanos y apelando al FMI .para más préstamos y restricciones económicas para los pobres del paí­s.

El movimiento social y popular reacciona y se unifica en la Coordinación de Unidad y Lucha en diciembre del año 2002 para dar una respuesta en contra de la polí­tica económica neoliberal del gobierno de Hipólito Mejí­a. Critica las medidas económicas impopulares de aumento del precio de los combustibles y de la eliminación del subsidio al gas para cocinar, enfrenta los apagones y altas tarifas energéticas y dicha polí­tica de endeudamiento y las rechaza que se acuda al FMI presentándole al paí­s el recuerdo histórico de la masacre de abril del año 1984, el corralito de Argentina y la irrupción en el escenario popular de las protestas por primera vez de los piqueteros, las protestas en el Ecuador; Paraguay, Uruguay, Bolivia, Brasil, contra el FMI, el endeudamiento externo y los TLC-ALCA.

Esta Coordinación de Unidad y Lucha reunida en asamblea el 12 de enero del 2003 decide hacer la primera jornada nacional de protesta contra la polí­tica económica del gobierno de ese año el dí­a 4 de febrero y la realiza constituyendo la misma en la práctica casi una huelga general. También realiza durante dicho año 2 jornadas más de protestas una el 31 de julio y otra el 30 de septiembre, previo, declara el mes de agosto mes de cacerolas y calderos vací­os en todo el paí­s y de la MARCHA DE LA ARTORCHA CONTRA EL HAMABRE, hasta llegar a la HUELGA GENERAL DEL 11 DE NOVIEMBRE con las mismas demandas, agregándole otras, al pliego reivindicativo.

2. JLS/AlterPresse.- En qué medida el gobierno ha valorado las demandas y qué dice de ellas?

Ví­ctor Jerónimo.- El gobierno tiene una respuesta categórica de que es un Plan de Gobierno y de que debemos esperar a que lleguemos al mismo para aplicarlo. Esa fue una de las respuestas a las exigencias de la Coordinación cuando presentamos el mismo antes y durante la huelga general del 11 de noviembre. Por otro lado dijo que era "imposible de satisfacer todas estas demandas". Pero siempre acompañó sus declaraciones con epí­tetos y descalificativos hacia los promotores de las protestas, incluso mandó a que nos dieran leña y en efecto así­ lo hicieron, también amenazó con trancarnos y muchos fueron a las cárceles y otros perdieron sus vidas.

Para la HUELGA GENERAL de los dí­as 28 y 29 de enero reconoció que las demandas son justas, pero imposible de satisfacer y que hay razones de más para protestar. No obstante reconocer que son justas no presentó durante su discurso del dí­a 27 de enero, la noche previa a la huelga, la más mí­nima respuesta al pliego. Su discurso fue vací­o, sin sustancia ni propuesta de solución a la crisis económica, polí­tica y social que abate el paí­s.

3. JLS/AlterPresse.- La Huelga General del 11 de noviembre del 2003 provocó algún encuentro entre las organizaciones y el gobierno, hubo algunas promesas, qué paso?

Ví­ctor Jerónimo.- En combinación con su discurso, horas antes del mismo, su baterí­a de politiqueros entregaban una cartita, sin papel timbrado, informal y en tono despectivo solicitándonos que querí­an conocer el pliego reivindicativo, pliego que habí­amos entregado formalmente en el Palacio Presidencial el dí­a 11 de diciembre, cuando se cumplió el plazo de los 30 dí­as que le dio la Coordinación de Unidad y Lucha para que le diera respuesta al mismo y si no lo hací­a nos verí­amos empujados a convocar al Pleno Nacional de Dirigentes Populares para que hiciera una propuesta de Huelga General por 48 horas sujeto a ser discutida en la Asamblea Nacional que se debí­a realizar y en efecto se hizo el dí­a 11 de enero del corriente año.

Es decir, desde el 11 de noviembre hasta el 27 de enero, horas antes de la HUELGA GENERAL de los dí­as 28 y 29 de enero, el Gobierno no dijo esa boca es mí­a y cuando escribió y habló lo hizo con fines perversos y politiqueros sin dar respuestas satisfactorias a las demandas planteadas. Pero se le hizo tarde. No le valieron las maniobras y zancadillas para ganar tiempo y tratar de detener la huelga general sin propuesta ni soluciones concretas a los problemas nacionales.

Esta HUELGA GENERAL 48 horas dejó un saldo de 8 muertos, más de 200 heridos y más de 500 detenidos en todo el paí­s. Sólo entre Bonao y San Francisco de Macorí­s hay casi 180 presos.

Además, con la muerte de un dirigente popular del calibre de José Vásquez Castro, un miembro del Comité de Acción Popular de Capotillo y del Partido Nueva Alternativa , asesinado con premeditación y alevosí­a, por bandas del PPH y la policí­a. Un joven que habí­a sido señalado como cabeza caliente por la Policí­a Nacional porque participaba en todas las protestas de dicho barrio y que el dí­a 19 de marzo del 2002, fue apresado y baleado en el pie para lisiarlo antes de conducirlo al palacio de la policí­a, y una vez allí­ lo torturaron, acción que condenó el Colectivo de Organizaciones Populares y el dí­a 2 de abril sometió una instancia ante la 2da. Cámara Penal del Juzgado de Instrucción donde inculpaba al Jefe de la Policí­a Nacional de esas acciones.

4. JLS/AlterPresse.- El futuro de la Coordinación de Unidad y Lucha y las próximas actividades?

Ví­ctor Jerónimo.- La Dirección de la Coordinación decidió hacer un Pleno Nacional de dirigentes el dí­a 7 de febrero, una Asamblea Nacional el 15 de enero y un Foro Social para el dí­a 26 de febrero. El primer encuentro deberá precisar un conjunto de propuestas que deberán debatirse en la Asamblea Nacional como instancia última y superior de la Coordinación de Unidad y Lucha, la asamblea es soberana y puede variar las decisiones y sugerencias del pleno. Allí­ también cada una de las organizaciones y delegados-as tienen la libertad de hacer las propuestas que consideren. En lo que respecta al Colectivo creemos que debe hacerse una Huelga General de mayor extensión en el tiempo, que podrí­a ser como mí­nimo de 72 horas y podrí­a ser indefinida hasta que resuelva el gobierno de HIPí“LITO MEJIA y si no resuelve que se vaya.

5.- JLS/AlterPresse.- Cuál es la valoración de la Coordinación respecto a realizar huelgas u otras protestas sólo a 4 meses de las elecciones del 16 de mayo?

Ví­ctor Jerónimo.- Si continúa la aplicación abusiva de la polí­tica económica neoliberal, y el gobierno no mejora la calidad de vida de los-as dominicanos-as, sino que por el contrario continúan los aumentos de los combustible, alimentos y medicamentos, productos ferreteros, los alquileres, los servicios públicos y privados, el precio de los repuestos para vehí­culos de motor, la devaluación de la moneda, la inflación galopante, el endeudamiento externo, la firma con el FMI, las negociaciones con el TLC-ALCA, entre otros factores sociales y polí­ticos como la pretensión de aprobar la Ley de Lemas, reelegir al presidente Hipólito Mejí­a y establecer una dictadura en el paí­s las confrontaciones adquirirán un matiz polí­tico de exigencia de salida del Presidente de su función de Poder Ejecutivo y que la Vicepresidenta u otra instancia legal asuma la misma bajo la decisión de aplicar una polí­tica económica distinta y preparar las condiciones para unas elecciones limpias, transparentes y participativas sin las perversidades del uso de los recursos del poder y de manipulación de la nación para someterla a sus dictámenes.